miércoles, 27 de julio de 2016

Ira...

Ira, que llegas imponente y fuerte. Explotas sin ninguna compasión o consideración. Rompes con tu intensidad, destruyes con tu crudeza, pasas por encima de lo que sea sin mirar, sin cavilar, sin detenerte para pensar. Eres honestidad sin filtros. 
Eres fuego que incendia
Solo llegas sin pedir permiso y te vas sin pedir perdón. 

Ira. 

He aprendido a amarte. A darte un lugar para existir. 

Una vez pasas queda la calma. Claridad. Fuerza. Poder. Creación. Seguridad. Visibilidad.
Tu energía traza límites. Pone No muy necesarios.
Y Sin duda, tu paso despeja el espacio para el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario