miércoles, 24 de agosto de 2016

Creer es de valientes

Por Ana María Constaín



Inmersos en nuestro sistema de creencias, vivimos reaccionando a una lógica aprendida.

Cuántos no se puede.
Es imposible,
Eso es así
Es muy difícil
Hay que ser realistas,

tiñen nuestros días, alejándonos de la vida que queremos.

Vamos cumpliendo guiones ajenos, asumiendo verdades prestadas, respondiendo a patrones de los que pareciéramos no tener ningún escape.

Así es la vida, nos decimos.

En la lógica de causa - efecto, no hacemos más que confirmar que nuestras ideas acerca de la realidad son la verdad.
Una realidad lineal que responde a nuestro nivel de consciencia.

La magia pertenece a un mundo infantil que los adultos tenemos que superar y la posibilidad de crear otras realidades está en el territorio de los ilusos, incapaces de madurar asumiendo la responsabilidad de la adultez.

Creer es de valientes

Atreverse a cuestionar los paradigmas conocidos y las verdades aprendidas
Desafiar las teorías escritas en piedra,
Ignorar las estadísticas
Dudar de los sentidos
Atravesar las barreras de lo físico
Renunciar a ser víctimas de una realidad que se nos impone sin ninguna opción.

Es de valientes comprender que todo es imposible hasta que no lo es.
Adentrarse al mundo interior en el encuentro con nuestra propia voz
Habitar el espacio en el que pensamientos, emociones y sensaciones simplemente pasan dejando sus mensajes para guiarnos a nuestra esencia.
Atravesar todas las capas de programas ajenos, para acceder al punto 0. Nuestro centro. La nada y el todo.

Ese lugar sin tiempo ni forma en el que todo, absolutamente todo es posible.

Creer es de valientes,

Creer en el Amor como energía creadora, sanadora,
Trascendiendo el amor romántico, el amor distorsionado, condicionado, dependiente.
Para ser el Amor que es fuente y origen. Expansivo.
Que no tiene objeto, sino que es, y en cuya resonancia todos nos encontramos.

Es de valientes, trascender del pensamiento mágico a la certeza de la magia.
Sabernos creadores,
Recordar que la vida no es más que la proyección de nuestro mundo interno.
Lo que creemos creamos. Lo que experimentamos no es más que un reflejo de lo que necesitamos ver.

Si, Creer es de valientes

Ver en la humanidad la divinidad, a pesar de tener tantas pruebas que lo contradigan.
Elegir vibrar más alto, cuando nos sentimos atrapados en el miedo, la duda, la ira,
Tener la certeza de la luz, en la más profunda oscuridad.
Navegar guiados por una intuición escondida y olvidada, reemplazada por la era de la razón.

Es de valientes,

Porque creer, va en contra de lo que parece evidente, de la lógica que nos gobierna, de las verdades que nos enseñan.
Hace falta bordear la locura, exponerse al juicio, apaciguar las voces internas, perseverar, insistir
Tener la disciplina de volver una y otra vez a nuestro centro, cuando las corrientes nos llevan por tantos lugares
Encontrar la confianza oculta en la confusión

Creer es de valientes, y la recompensa para aquellos que se atreven,
Es experimentar la vida como un milagro permanente