jueves, 29 de septiembre de 2016

La voz de la sombra...


Por tres ciclos he sido testigo de verdadera magia.
He visto procesos de sanación suceder ante mis ojos.
He experimentado luz que se asoma de las sombras tenebrosas que tanto evitamos.
He oído voces silenciadas despertar.
He tocado almas y
Pieles congeladas derritiéndose ante el contacto del amor.
Cuerpos mirandose por primera vez con ojos de aceptación. Bailando al ritmo de la música interior.
He sentido la fuerza del poder de cada uno manifestándose al servicio de todos.
He experimentado los estados más elevados de la humanidad que florece cuando trascendemos los guiones aprendidos y cuando resignificamos nuestras heridas.

Cuando finalmente dejamos las excusas y asumimos nuestra luz.

He presenciado verdaderos milagros.

Este fin de semana me supe en un salto cuántico. Ese que se da cuando reconocemos nuestros verdaderos colores y desde lo más oscuro permitimos que se proyecten hacia afuera, en la profunda aceptación.

Gracias Nicolás Velásquez por crear estos espacios en donde te atreviste a ser y a confiar.
Gracias por tu valentía de visitar tu sombra y llevar a tantos de la mano tan sutil y amorosamente a visitar la propia.
Gracias por abrirme espacio a mi para acompañarte en esta travesía.

Gracias a todos los que confiaron sin pensarlo y dieron ese paso al vacío para hacer todo esto posible.

El proceso de La Voz de la Sombra ha nacido y está lista para iluminar.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Tecnología...


¿Es verdad que la tecnología nos embrutece? ¿Que afecta las relaciones entre padres e hijos?

Yo veo más posibilidad de vacaciones familiares, en lugar de juzgar papás y mamás que se conectan con la oficina en el tiempo de familia

Veo papas y mamás que pueden recoger a sus hijos en el jardín y almorzar a veces con ellos, en vez de juzgar padres que reciben a sus hijos con el teléfono en mano

Veo hijos que oyen las voces de amor en mensajes, en ver de juzgar a padres y madres que reemplazan la presencia

Veo familiares que se acercan en pantallas, en vez de juzgarlas como relaciones ficticias

Veo mamás y papás sostenidos por redes virtuales, en vez de juzgar padres metidos todo el día en internet

Veo comunidades vivas, en vez de ver perdedera de tiempo en Facebook.

La tecnología no es más que un medio. Uno maravilloso.

Un papá en el desayuno en su teléfono, no es distinto a uno con el periódico.
 Una mamá chateando no es distinta a una hablando por teléfono fijo, o en un te con sus amigas.

La forma es distinta, pero si acaso, la tecnolog{ia permite padres y madres más presentes que de otra manera no podrían ni siquiera estar.

Idealizamos el pasado, pero yo veo a papás y mamás más presentes que nunca en la vida de sus hijos.

Que usemos la tecnología para evitar el contacto, es otra cosa. Pero eso no es culpa de la tecnología.

Podemos ignorar a nuestros hijos de miles de maneras. O distraernos de una relación que ya no funciona.
Si esto pasa, no es por CAUSA de la tecnología. Y no se soluciona quitándola.

En vez de demonizar la tecnología, veamos en profundidad que es lo que está pasando en nuestras relaciones, para poder asumir la responsabilidad de lo que nos corresponde.

En lugar de juzgar a otros cada vez que tienen un aparato enfrente, aprendamos a ver la situación con más amplitud, porque cada generación ha tenido algo que lo emboba...

jueves, 8 de septiembre de 2016

Me has cambiado la vida...

Qué grande cuando en las sesiones nos dicen
Me has cambiado la vida,
No sé que sería sin ti
No sabes cuánto te agradezco todo lo que haces
Mi vida es otra desde que vengo a verte

Y que tentador creernoslo. Sabernos importantes en la vida de un otro. Sentirnos reconocidos. Constatar que somos buenos en nuestro trabajo. 

Así como cuando nuestros hijos nos dicen, eres la mejor mamá del mundo. No hay ninguna como tu.

Que seductor alimentarnos de halagos y reconocimientos. Muy merecidos seguramente.

La otra cara de la moneda viene cuando aquel persona no viene mas a consulta,
cuando nos dicen
venir no me sirve para nada
no sé si esto vale lo que pago
o simplemente prefiero otro tipo de terapia

La ola fría llega con los
eres la peor mamá del mundo
quiero vivir en otra casa
te odio
me hubiera gustado tener otra mamá

Nos derrumbamos,
Difícil no tomarlo personal

Nuestro ego lo cree.

Ser terapeuta o ser mamá no es hacer cosas para obtener resultados en el otro.
No somos nosotros quienes sanamos a las personas que se acercan o los que formamos niños buenos y exitosos.

Somos solo un otro en una relación.

Un otro que sirve de espejo.Un otro que facilita un espacio.

Fácil también caer en un relativismo absoluto para librarse de la responsabilidad del rol.
Escudarse en todo pasa por algo y es lo que tiene que ser.
En que el problema es del otro

No somos los que logramos nada, pero si somos los que lo permitimos.

Ser buen terapeuta, buen padre o madre,
tiene más que ver con ser espejos impecables,
con sostener espacios nutricios.

Lo demás ocurre. No importa tanto que hagamos.
Solamente nos disponemos a que surja el Ser de aquellos que nos rodean, teniendo la disciplina de crear el espacio para que nuestro propio Ser pueda estar presente.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

El mejor regalo...


El mejor regalo para los hijos es quedarse en la casa con ellos. Verlos crecer, compartir todos los momentos. Estar para ellos.

El mejor regalo es trabajar. Mostrarles un modelo de mujer exitosa, capaz, productiva. Que vean que la mujer puede hacer lo que se proponga.

El mejor regalo para los hijos es una educación de calidad. Que tengan oportunidades en la vida y que puedan entrar a las mejores universidades.

El mejor regalo para los hijos son los viajes, que conozcan el mundo, que aprendan idiomas

El mejor regalo para los hijos es la familia unida. Un hogar con valores. Su papá y mamá juntos, esforzándose por ser modelo de familia.

El mejor regalo para los hijos es la libertad. Dejarlos explorar, y experimentar.

El mejor regalo para los hijos es la lactancia materna. No hay mejor alimento

El mejor regalo para los hijos, es crecer con una mamá que se da espacio para si misma, independiente, que piense en si misma

El mejor regalo para los hijos es que crezcan con suficiente dinero para tener lo que necesitan. Que tengan todas las oportunidades.

El mejor regalo para los hijos es jugar con ellos. Darles tiempo de calidad. Estar pendiente de todo lo que les pasa.

El mejor regalo....

Tal vez es que los podamos ver a ellos, por quienes son.
Vaciarnos de supuestos, y contactar con nosotros y con ellos, para poder atender las necesidades que van surgiendo en el flujo de la vida.

El mejor regalo, no puede generalizarse.

El mejor regalo surge en el encuentro y entonces podemos darnos cuenta que el mejor regalo somos nosotros para nuestros hijos, y nuestros hijos para nosotros, y todo lo que se manifiesta y surge cuando nos permitimos simplemente SER y dejarlos SER.